Todo lo que debes saber sobre la canela

La canela es una especia muy usada y conocida alrededor de todo mundo, por lo que no es difícil encontrarla en nuestra cocina. Es muy versátil y le da un toque único a nuestros platos y bebidas.

Sin embargo, no toda la canela es igual. Los beneficios que esta especia nos aporta son muchos, pero para obtenerlos es importante tener en cuenta el tipo y la cantidad que usamos. De lo contrario, no estaríamos maximizando su efecto beneficioso e incluso puede llegar a ser tóxica.

En este artículo te cuento por qué deberías consumirla más a menudo, cómo diferenciar la canela buena de la que no lo es tanto y alguna que otra idea para introducirla en tus comidas.

Nos ponemos en contexto

Para empezar, me gustaría contarte algunos datos curiosos sobre la canela. Desde cuando se ha usado y cómo llegamos a tener este polvo tan rico es algo muy interesante.

La canela ha llegado a ser un producto tan apreciado como el oro y ha sido utilizada por diversas civilizaciones a lo largo de la historia. Por ejemplo, en la Edad Media ya se usaba para mejorar el sabor de los vinos, los emperadores romanos la utilizaban como perfume y los árabes la empezaron a usar para aromatizar carnes. Si algo sabía esta gente es que la canela nos hacía bien, además de hacer la comida más sabrosa, la canela ayudaba a conservar mejor los alimentos y quienes la usaban a menudo enfermaban menos.

Su nombre científico, Cinnamomum Verum, ya nos dice mucho. Cinnamomum significa madera dulce y Verum hace referencia a su origen, Sri Lanka.

La canela se extrae de un árbol llamado canelo y se consigue separando la corteza del tronco. Se recoge en forma de finos tubos que son la conocida “canela en rama” y que tienen un aroma muy agradable con cierto toque a madera dulce (de ahí su nombre). En el mercado la podemos encontrar en rama o en polvo.

El origen de la canela es Sri Lanka (antigua Ceilán), aunque también se cultiva en grandes cantidades en la India o en el sur de China.

Beneficios y composición

Como hemos visto antes, la canela se ha usado desde tiempos inmemoriales por sus propiedades medicinales y hoy en día múltiples estudios demuestran sus efectos beneficiosos. De todos ellos podemos destacar:

  • Mejora la sensibilidad a la insulina, por lo que puede ser de ayuda para regular la diabetes.
  • Facilita la digestión y aliviando dolores estomacales causadas por gases o acidez gástrica.
  • Disminuye la presión arterial, ya que tiene un efecto vasodilatador y además ayuda a disminuir los niveles de colesterol.
  • Tiene acción anticancerígena, debido a su poder antioxidante.
  • Elimina bacterias orales, ayudando a combatir el mal aliento.

En cuanto a su composición nutricional, la canela es rica en calcio, hierro, zinc, selenio, potasio, vitamina C, y en menor medida contiene fibra, vitamina A, manganeso y fósforo.

Tipos de canela

Según su origen podemos decir que hay dos tipos de canela: la canela ceylon y la cassia. Tanto una como otra presentan beneficios similares, pero la canela cassia contiene cumarina, un compuesto que en altas dosis resulta tóxico. La cumarina consumida en exceso puede producir daño hepático y renal, o puede tener un efecto antagonista a la vitamina K, aumentando el riesgo de hemorragia.

Pero no nos alarmemos, ambas son seguras si utilizamos un poquito cada día. Sin embargo, es interesante comprar siempre que podamos canela del tipo ceylon, especialmente si sueles tomarla en cantidad, ya que la canela casia puede presentar hasta 70 veces más cumarina que la canela ceylon.

Cómo diferenciarla a la hora de la compra

Ahora quizás te estés preguntando cómo diferenciar un tipo de otro.

Lo primero que puede sernos útil es ver la etiqueta y fijarnos en su origen. La canela original proviene de países como Sri Lanka y algunas zonas del sur de India, mientras que la de tipo cassia procede de China. Si no se indica el origen probablemente se trate de canela cassia.

La verdad es que la variedad ceylon no se encuentra tan fácilmente. Por ejemplo, si en el envase lees “Origen: Ceylan e Indonesia”, podemos pensar que se trata de la canela original, pero en realidad menos del 1% podría ser de Ceilán y el resto pertenecer a otras variedades más baratas.

Otra de las grandes diferencias es el precio, la cassia tiene un precio inferior a la Ceilán.

Si la compramos a granel podemos preguntar el origen al proveedor directamente, ya que diferenciarlas por su olor o color es un tanto complicado, ya que en el caso de comprarla en polvo las diferencias son casi imperceptibles.

La canela ceylon destaca por su color, mucho más ligero y también por tener un sabor más suave, en cambio, la canela cassia es más oscura con ligeros toques de rojo.

Como conservarla

La canela podemos adquirirla y consumirla tanto en rama como molida.

Sea cual sea su presentación, se recomienda guardarla en un frasco cerrado herméticamente, en un lugar seco, y resguardado de la luz y del calor.

Se recomienda comprarla en rama, ya que conserva sus propiedades aromáticas y el sabor durante más tiempo que la canela en polvo. 

Sin embargo, la canela no es algo que pueda caducar en sí, pero si es verdad que algunas de sus propiedades sí se pueden perder con el paso del tiempo. Por lo que mi recomendación es que la compres acorde a tu consumo y no en grandes cantidades, para así consumirla con su sabor y aroma en su máxima intensidad.

Uso en la cocina

¿Te imaginas qué sería de muchas de las recetas típicas sin canela? Por ejemplo, el arroz con leche o las torrijas en España sin canela, no serían lo mismo.

Aunque en España se utiliza mayoritariamente para postres y dulces, existen muchas recetas saladas que también incluyen la canela en sus ingredientes. Por ejemplo, la canela es un ingrediente indispensable en muchas salsas, como el conocido curry.

Aquí te dejo algunas ideas muy sencillas, para incluir la canela en tu día a día:

  • Té negro con canela. Añade un poco de canela a tus infusiones, como por ejemplo al té negro, y si quieres también puedes añadir un chorrito de leche o bebida vegetal.
  • Café con canela. Espolvorea por encima de tu café un poco de canela, le dará un gusto y aroma especial, que además puede llegar a ser un sustituto parcial o total del azúcar.
  • Leche con canela. Un vasito de leche con un poquito de canela es perfecto para antes de ir a la cama, te ayudará a descansar mejor.
  • Yogur con arándanos, canela y chocolate. Una combinación perfecta que puedes usar como postre, desayuno o merienda. Para hacerlo más completo puedes añadirle granola o los cereales que más te gusten.

Conclusiones

La canela se ha utilizado a lo largo de la historia por sus beneficios, y ahora que sus efectos están científicamente demostrados, no hay razón para no añadirla a nuestros paltos y bebidas. Y más ahora, que ya sabes distinguir los dos tipos principales para comprar la original de verdad.

Comenta cómo te gusta tomar a ti la canela y comparte si te ha parecido interesante.

Foto de Diana Polekhina en Unsplash

Photo by Patrick Fore on Unsplash

Foto de Vanesa conunaese en Unsplash

Artículos recomendados

3 comentarios

  1. Me a gustado mucho el articulo y me a parecido muy interesante.
    Muy bien explicado. Enhorabuena

    1. Me alegro mucho de que te haya sido útil y te haya gustado. ¡Gracias por tu comentario!

  2. Este artículo es muy práctico. Yo tomaba canela el las gachas que hacia mi madre para los Santos ¡estaban buenísimas! Considero que después de leer este artículo me voy a proponer tomarla en el yogur para desayunar por las mañanas. Muchas gracias ☺️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.